14.- Ahora… ¿Por qué el secuestro?

Sí, ¿porque el secuestro? ¿Si estábamos acostumbrados a ser testigos del combate a grupos delictivos del narcotráfico? Entonces, ¿Qué ha pasado? Las cifras son alarmantes.

De acuerdo al Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad, de diciembre del 2012 a junio del 2013 se han cometido 878 secuestros; en el mismo lapso en el sexenio pasado 287 y con Vicente Fox 275. Se coincide también que los secuestros son más violentos y que aproximadamente el 30% de las víctimas son ejecutadas, claro, esto sin contar la gran cifra negra representada por el 91% de impunidad en delitos; inclusive, el secuestro, me atrevo a decir, presenta una estadística 10 a 3, lo que significa que solo se denuncian 3 delitos de 10 cometidos.

Esto tiene una explicación, primero, la naturaleza del delito de secuestro, tipo penal que ha empoderado al delincuente ya que las amenazas recurrentes a la familia, la poca respuesta policial, los amplios márgenes de corrupción ministerial y una administración de justicia laxa, hacen  que solo tres delitos se denuncien y acaso uno llegue a tribunales que, debido a una serie de prácticas “hábiles”, de un buen número de abogados penalistas sin escrúpulos se convierte en el negocio redondo para el delincuente, ya que sus posibilidades de impunidad llegan al 99.5%. Así, dinero fácil, rápido y sin riesgo.
En el remoto caso de que el secuestrador “caiga en desgracia”, tiene 05 niveles de negociación, mismo número de autoridades por las que pasa y, aún así… El tiempo le da márgenes de olvido victimal y entonces, reanuda la negociación.

Con estos antecedentes sería prácticamente ilógico que el país no viva márgenes graves de impunidad que vislumbran puntos serios de ingobernabilidad raro sería lo contrario…

Otro factor, la diversificación de la delincuencia organizada. Sí, los seis años de persecución “sin cuartel” pero también “sin estrategia” del sexenio pasado han conseguido que los grupos criminales migren a otros delitos distintos al narcotráfico. Imaginemos una industria, una industria de “delitos contra la salud”, toda una cadena de producción, de suministro y de consumo interrumpida por lapsos y plazos (cuando la autoridad despliega fuerza en una plaza determinada) donde las utilidades son aseguradas o invertidas en defensa (armamento, blindaje, protección institucional, negociación) pero que la “nómina” criminal, los gastos de operación y el despliegue continúen, lógico es buscar otros abastecimientos como la extorsión mediante el “derecho de piso” o bien los diferentes tipos de secuestros, desde el clásico extorsivo, virtual o hasta el coyuntural, el de oportunidad, donde se cobra relativamente poco pero “fast track” de inmediato con probabilidades pocas de liberar con vida a la víctima…. Dirían, dinero fresco, inmediato.

Sumado a lo anterior, la ruptura de la disciplina entre los grupos, el consumo de sustancias más agresivas (hiperestimulantes del sistema nervioso central) la falta de liderazgo criminal han creado escisiones graves de las estructuras delictivas. Sí, “crecieron los enanos en el circo”, es la razón que a 30 años de identificadas plenamente cuatro rutas de distribución por cuatro grupos criminales principales, hoy existan más de nueve y sumando… Peor aún, dentro de ellos, una desorganización alarmante, donde el ejecutar, robar, extorsionar y secuestrar por cuenta propia genera ingresos “extras”, por encima de la propia organización criminal.

Pero ¿Qué hacer?, veamos:

1.    Diagnosticar al país. ¿de nueva cuenta? Sí, creo que no se ha hecho o hecho mal. ¿Qué es diagnosticar? Observar los signos, descubrir y referir los síntomas de descomposición social
2.    Una vez más, pronosticar tiempo, lugar y modo del delito; saber qué se puede hacer, cómo y qué sucederá si no se hace.
3.    Crear una estrategia de investigación y persecución; otra de reconstrucción social y otra más de prevención.
4.    Posicionar a los actores dentro de la estrategia quien a qué y con qué
5.    Fijar tiempos y tareas medibles y cuantificables.

Se preguntarán, ¿esto para el secuestro?, no, para el País, el secuestro es consecuencia del país, ataquemos de una vez por todas el fenómeno criminal y el secuestro llegará a una justa dimensión.

Ah!!!!! Pero antes, debemos limpiar las instituciones…. Sin esto, lo anterior es basura.

BGC

Presidente

Comentarios  

 
0 # svdsvds 11-08-2019 13:37
Do not you remember? When we came back to the kitchen, it was already overflowing.
http://xn--vf4b27jfzgc8d5ub.zxc700.com - 포커사이트
http://xn--mp2bs6av7jp7brh74w2jv.zxc700.com - 슬롯머신사이트
http://xn--o80b27i69npibp5en0j.zxc700.com - 온라인카지노주소
http://xn--oi2b30ghxt.zxc700.com - 바카라
http://xn--oi2b43dh5aa317l40j.zxc700.com - 모바일바카라
http://xn--o80bq1nhvkvsd7rhba.zxc700.com - 마카오카지노순위
http://xn--qn1bx5w2ifvrmbje.zxc700.com - 홀덤사이트
http://xn--ij2bx6j77bo2kdi289c.zxc700.com - 블랙잭사이트
http://xn--oi2ba146a24mbtbtvt.zxc700.com - 온라인바카라주소
http://xn--o80b910a26eepc81il5g.zxc700.com - 카지노사이트
http://xn--o80bz00bbzcu6f.zxc700.com - 엠카지노
Responder | Responder con una citación | Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 

 

reconocimientos

 

publicaciones

 

Alianzas

 

GRUPO CEMI

 

vISITANOS